Mi Pyme

"Frutos secos sobre ruedas" pasó de dos a cuatro gracias a su éxito

Autor: Juan Pablo Ernst, publicado el

"Nuestro sueño es ser mayoristas y abrir sucursales", asegura Génesis Tobar, que desde el 2017 se dedica de lleno a este emprendimiento junto a su pareja.

Justo dos años antes del estallido social, Génesis Tobar, que hasta entonces trabajaba en su profesión de contadora, se embarcó de lleno en el emprendimiento que tenía con su pareja para vender frutos secos.
"Partió casi como un juego, con venta a familiares y amigos, y de a poco fue agarrando ritmo. Las ventas comenzaron a aumentar y empezamos a diversificar los productos que ofrecíamos. Los dos comprábamos, pesábamos, envasábamos y repartíamos", recuerda la mujer sobre los inicios de su pyme "Frutos secos sobre ruedas".
"Con mi pareja hablamos y quedamos en que el primero que se quedara sin pega se dedicaba 100 por ciento al negocio. Y fui yo, en octubre de 2017", rememora.
Génesis explica que la pyme se llama Frutos secos sobre ruedas "porque nos gusta mucho andar en bicicleta. Y estos productos además de ser muy consumidos, son fáciles de transportar cuando nos movemos en bici".
"Con la marca tratamos de transmitir la vida sana, por lo que nuestro nicho de público es gente de nuestra edad, unos 30 años, que tuviera la oportunidad económica de comprar productos de buena calidad con despacho a domicilio", complementa.
Y aunque todo partió en dos ruedas, Génesis admite que "ahora necesitamos cuatro ruedas, o sea un auto, para repartir, porque ya no alcanza sólo con las bicis para cubrir la demanda".
Respecto de los canales de abastecimiento, relata que "al principio lo hacíamos en los primeros puestos de La Vega, porque no teníamos tiempo para recorrer ni buscar las mejores ofertas. Después fuimos averiguando sobre proveedores directos, hasta llegamos a los que tenemos hoy y que son muy variados".
"Nuestra oferta era muy básica al comienzo, con maní confitados con algunos sabores, nueces, almendras y pasas. Después con el tiempo la misma gente nos empezó a pedir otros productos, algunos que yo no había consumido antes, como las bayas de goji, las castañas de cajú y una gran variedad de semillas que se venden hoy", añade.

Pandemia y redes sociales

Génesis reconoce que "el impacto de la pandemia para 'Frutos secos sobre ruedas' fue doble. Por una parte fue positivo, porque ya teníamos incorporado el despacho a domicilio como rutina, pero por el otro lado hubo muchas oficinas en las que vendíamos que empezaron con el teletrabajo y ya no teníamos a muchos clientes en un mismo lugar. Además, nosotros participábamos mucho en las ferias de emprendedores, y todo eso se suspendió y nos afectó mucho".
Respecto del uso de las redes sociales, admite que se ha dedicado a estudiar el tema para sacarle mejor provecho: "Es todo un mundo y nosotros tenemos Facebook, Instagram, página web y Whatsapp para atender a la gente", señala.
A continuación puntualiza que "el fuerte de nosotros siempre ha sido Instagram, que con el tiempo nos categorizó y reveló que la mayor parte de nuestros seguidores son mujeres, con un rango de edad en torno a los 30 a 35 años, y la mayoría son profesionales que tienen vínculo con el deporte".
Sobre Facebook, admite que "lo tenemos, pero es para gente más adulta y lo tenemos como un nicho complementario a Instagram".
Y en cuanto a la página web, indica que "la empezamos a usar hace un par de años y la verdad es que tenemos mucha venta a través de ella".
"Nuestro sueño es ser mayoristas y abrir sucursales, porque pese a que la venta online y el delivery están muy fuertes, los humanos tenemos que ver y tocar el producto antes de comprarlo", concluye Génesis Tobar, dueña de "Frutos secos sobre ruedas".