Mi Pyme

Aprendió con los mejores y ahora es el "Rey de las parrillas"

Autor: Comerciante, publicado el

Matías Sánchez está feliz por el éxito de su pyme y confirma que está lleno de pega para septiembre.

Cuando salió de cuarto medio del Liceo Industrial de Puente Alto, Matías Sánchez (26) ya tenía dos años de experiencia como soldador y su primera pega fue en una empresa que fabrica parrillas. Durante unos años aprendió todo lo que necesitaba, entre eso que "el negocio es próspero", admite.
Por eso, hace cinco años decidió independizarse y armó un galpón en el patio de la casa materna. Pero la cosa no fue fácil, porque primero trabajó con un socio, pero la cosa no resultó. Luego, por unos meses del 2019, se fue a trabajar en una buena pega al sur y a su regreso se compró una soldadora MIG y se tiró por su cuenta. Primero con el nombre Parrillas M.S (sus iniciales), pero como no pegó mucho lo cambió a principios del 2020 por Rey de las Parrillas, y la hizo de oro.
Al respecto, asegura que "a estas alturas casi todo es marketing, así que pagué publicidad en Facebook e Instagram. Yo lo manejé todo al comienzo, pero me di cuenta que para que funcione bien hay que meterle billete, aunque sean 30 ó 40 lucas. También es importante tener buenas fotos y plataformas que unan Facebook e Instagram. Ahora tengo una persona que maneja el Instagram. Sube fotos cada semana y le pago", detalla sobre la importancia del uso de las redes sociales cuando se está iniciando una pyme.

Pandemia

Cuando se le pregunta por el efecto de la pandemia en su emprendimiento, relata que "al principio nos cuidamos mucho, mascarilla, alcohol gel, pero es difícil usar mascarilla en una pega donde se usa antiparra y máscaras de soldar. Tuvimos tres personas con Covid y debimos dejar de trabajar como dos semanas. Fue complicado, porque tuve que dar muchas explicaciones, pero después de eso no hemos tenido más problemas con la pandemia", asegura.
Cuenta que en la actualidad hay siete personas trabajando con él. "Estamos entregando más de 10 parrillas a la semana", revela con el pecho inflado de orgullo, y detalla que "estamos a fines de agosto y tenemos fecha de entrega disponible recién para octubre, porque tenemos cerrados los pedidos para todo el mes de septiembre".
Y cuando habla de parrillas se refiere a diversos modelos que van desde lo más simple, hasta quinchos completos, "pero en la práctica hacemos las parrillas como las quiere el cliente, incluso según sus diseños si lo prefieren".
Dice que la más estándar que se vende es de un metro por 500 centímetros, que tiene un valor de 270 mil pesos, pero se le pueden incorporar otros elementos, hasta que la más sofisticada puede llegar al millón 400 mil pesos. También confirma que el éxito es a nivel nacional y que despacha a regiones con el costo al cliente, pero en Santiago la entrega es gratis y se deja instalada. "Agendo en la semana y entrego los viernes", explica.

Lo que se viene

Matías cuenta que tiene pensado comprarse un camión, porque pese a que el vehículo que tiene ahora le permite trasladar sin problema las parrillas para quinchos, su producto más vendido, para mover las más grandes necesita arrendar y ya no quiere perder plata en eso.
Tras asegurar que "podría producir más parrillas, pero acá donde estoy se cae la luz porque no tengo trifásica, y por eso estoy en proceso de buscar un taller más grande", revela. Además, afirma que otra meta para el 2022 es "buscar un terreno para dar el próximo paso".
Y respecto de su éxito no duda sobre la razón: "Se debe a que son muy pocas las empresas que fabrican parrillas de la calidad de la mía".