Mi Pyme

Dejó su Venezuela natal y floreció con su emprendimiento

Autor: Pavel Burton H., publicado el

Jenny Santana dejó atrás la crisis de su país, y luego de unos difíciles primeros años en Chile, esta caraqueña logró sacar adelante su pasión: montar un local de adornos florales, regalos y desayunos sorpresas.

Antes de tener montar una florería en Independencia, Jenny Santana no la tuvo nada de fácil. De nacionalidad venezolana, esta mujer se vio obligada a dejar su país en búsqueda de mejores condiciones de vida. Y fue Santiago de Chile ese destino, lugar que la recibió hace cinco años atrás junto a su esposo y dos hijos.

Pero el comienzo fue complejo, duro, de abajo, como le suele ocurrir a los extranjeros por estos lados. Si bien al principio su pareja encontró trabajo, ella se dedicó a cuidar a sus niños, pero los ingresos no alcanzaban, tanto que no había ni para comprar ropa de invierno. Por lo que Jenny decidió vender tortas en la calle.

"Fue difícil esa etapa, porque la gente que también vendía me corría, tuve problemas con la Municipalidad. Una vez para víspera de un 14 de febrero probé con vender flores y papeles de regalo, pero me tuve que ir porque no tenía patente", señala.

Sin embargo, esa misma noche, llorando, Jenny se encontró con Manuel, quien es dueño de un kiosko en Plaza Chacabuco. Al verla desconsolada, le pasó las llaves y la patente para que trabajara durante el día de San Valentín vendiendo flores y adornos. "Quedé como reina, fui de madrugada a comprar flores y trabajé mi 14 de febrero en el Kiosko. Siempre estaré agradecida de Manuel. **Es como otro papá que tengo en Chile. Todavía seguimos en contacto", afirma.**

Sin embargo, con el tiempo Jenny se dio cuenta que no podía estar sin un punto fijo, por lo que decidió buscar trabajo en el Terminal de Flores en la Panamericana, ya que aunque es ingeniera en Informática, siempre su pasión fue el oficio de la florería.

"Allí aprendí mucho, ya que conocí a muchos proveedores, **conocí el gusto de los chilenos, como le gustan las flores, que tipos de adornos buscan, etc.**

**Tus flores bellas**

Luego de un tiempo trabajando en el Terminal de Flores, esta caraqueña caminando por avenida Independencia se encontró con la mejor casualidad de su estadía en la capital. Tras buscar y buscar, se encontró con un aviso de arriendo en un local, oportunidad que no dejó pasar para instalar su emprendimiento favorito.

"Así fue como nació 'Tus Flores bellas', ya llevamos un año y medio acá en av. Independencia 1548 y estoy muy feliz la verdad. Ha sido un trabajo de mucho esfuerzo, pero me ha ido muy bien. Ofrecemos de todo, ramos de flores, globos, chocolates, desayunos sorpresa, es bien surtido nuestro local", afirma.

En cuanto a la clientela que recibe, Jenny cuenta que "muchas empresas se acercan para los días especiales y se llevan cosas. El boca a boca funciona. Para mí todos los clientes son importantes y merecen el respeto y dedicación. Es la clave que tiene el local".

Pero a pesar del buen momento que está pasando, y que se vio reflejado en sus ventas del Día de la Mujer, Jenny busca seguir creciendo y expandiendo su negocio.

"Esto es una rama bastante grande, por lo que quizás me gustaría tener un local más grande para vender más productos. Me encantaría tener un local dentro de un centro comercial, pero hay que ir poco a poco", finaliza Jenny Santana, con la felicidad y satisfacción de que pudo vencer la adversidad de sus primeros años en Chile, y que mejor vendiendo y haciendo lo que más le gusta. Su pasión.