Mi Pyme

Emprendieron en negocio de ropa deportiva por amor al fútbol

Autor: Pavel Burton H., publicado el

PlayMaker se llama la reconocida marca de camisetas personalizadas y atuendos deportivos, que surgió por la pasión de tres amigos hacia el deporte rey.

Corría junio de 2014 y Antonio Espinoza junto a dos amigos de la carrera de Geografía de la Universidad Católica cumplían un sueño de toda la vida: Ir a un Mundial y acompañar a la Selección Chilena como hinchas. Y allí estaban, en Brasil, vibrando con la fiebre del fútbol que detuvo el planeta por un mes en torno a la pelota. 
Esa tremenda experiencia fue el detonante para que esos tres amigos decidieran unir sus caminos en dirección a esa pasión. Vivir del fútbol y crear un negocio que fuera duradero en el tiempo. Y lo encontraron de casualidad. 
“Un día me regalaron una camiseta réplica peruana del Manchester United. La calidad era muy buena para ser una imitación. Entonces dije, cómo nadie en Chile ha hecho camisetas con esa tecnología y personalizada”, se preguntó Antonio hace unos años.
Esa anécdota fue el impulso perfecto que tuvo él junto a sus amigos para iniciar el negocio de sus vidas. Así nació PlayMaker, un negocio de venta de camisetas personalizadas, y atuendos deportivos con excelente calidad. 
“Viajamos a Perú e hicimos un primer stock. Luego empezamos a producir desde acá y arrancamos con una inversión de solo 10 millones. Comenzamos a trabajar con clubes y de a poco nos fueron pidiendo más detalles, camisetas personalizadas, escudos, etc”, relata Antonio. 
“Iniciamos trabajando con Escudo Pro, que hace que el escudo se estampe en la camiseta, tiene relieve y simula el bordado. También trabajamos con proveedores de tela de primera categoría e incluimos muchos detalles que la gente y los clubes nos fueron pidiendo”, agrega. 
Tan fuerte ha sido el crecimiento de PlayMaker, que hace cinco años de sus comienzos, ocupaban una sala de 12 metros cuadrados para la confección de cada una de las prendas. Hoy ya cuentan con una fábrica de más de 300 metros cuadrados, en donde se realiza todo el proceso, desde el corte de la tela, hasta la impresión, estampado y confección. 
Además, cuentan con una página https://www.playmaker.cl/ donde el mismo cliente puede diseñar cada uno de los productos a su antojo, incluso mascarillas que también fueron incluidas dentro de la oferta aprovechando el contexto de pandemia. 
“El año pasado en marzo cuando vimos que en Italia estaba quedando la crema, empezamos a desarrollar mascarillas, Tuvimos tres meses muy buenos, Y ahora también hemos desarrollado mascarillas y ha salvado el negocio, ya que la venta de camisetas bajó considerablemente con la pandemia de la forma que venían creciendo”, asegura. 
Pero aquello no ha impedido que PlayMaker siga creciendo en ventas y también en popularidad. No por nada ahora trabajan junto a Blanco y Negro y facilitan mascarillas personalizadas de Colo Colo nada menos que al plantel oficial. 
También, durante este año, se transformaron en auspiciador y vestidor oficial del club Deportes Colina. Un gran hito que es un ejemplo más del espumante crecimiento de esta marca. Pero Antonio, Fundador de PlayMaker, no se cansa y sueña en grande cuando se le pregunta por proyecciones. 
“Nosotros queremos ser fiel a nuestro propósito que es fortalecer a los clubes deportivos y en dos años queremos ser muy reconocidos por eso, Ser la marca de los clubes chilenos y poder exportar nuestros modelos y diseños a otras partes del mundo”, concluye.