Mi Pyme

Juliana Mierez aprevechó la prohibición de las bolsas plásticas para emprender

Autor: Comerciante, publicado el

Esta argentina elabora bolsos en base a desechos plásticos, textiles y yute, un material natural 100% biodegradable.

Hasta lo que quede de las famosas palomas de campaña política que todavía se ven en la calle pretende utilizar en su emprendimiento Juliana Mierez, una argentina que junto a su hija encontró su lugar en Machalí, en región de O'Higgins. Es que en 2016, mientras todo Chile se preguntaba cómo iba a vivir sin bolsas plásticas tras la entrada en vigencia de la Ley 21.100, esta trasandina, que pasaba por serios problemas económicos, vio una oportunidad en el desarrollo de bolsos en base a desechos plásticos, textiles y yute, material natural 100% biodegradable que, a su juicio, no se le estaba sacando suficiente provecho. “Aunque el yute se ve en Chile es en bolsas estampadas con logos empresariales, como de promoción, pese a que es una tela muy usada en la confección de bolsas en el exterior. Entonces quise llevar el concepto hacia allá, sobre todo sabiendo que eran súper fuertes y resistentes”, recuerda la emprendedora. ## De Machalí a París Con ese concepto como base, Juliana se enfocó en crear My Way Ecobag, un emprendimiento potenciado por el Instituto 3IE, y para el que contó con el apoyo de instancias como Sercotec Rancagua y SernamEG de O’Higgins. Hoy la trasandina lleva más de 4 años siendo un ejemplo de emprendimiento basado en economía circular, diseñando y fabricando mochilas y bolsos únicos en su línea, 100% chileno, hechos por mujeres, y que recientemente envió sus primeras muestras a París, Francia, gracias a ProChile. Si al comienzo trabajaba con "bolsas de contención" utilizadas en un local de repuestos de auto, hoy Juliana Mierez recibe material de Lo Valledor e incluso de empresas que fabrican uniformes. Al respecto, la emprendedora enfatiza que "el foco es siempre tomar el material, utilizarlo y mezclarlo con el resistente yute, dando vida a un bolso 80% reutilizable y 20% biodegradable, idea que además aporta una notable disminución de la huella hídrica en su producción. Lo anterior, porque si por el reciclaje de un par de jeans se reduce el consumo de 8.000 litros de agua, en My Way Ecobag usamos fardos con 50 pares cada uno".