Mi Pyme

Profesora dejó las aulas para emprender en las botillerías

Autor: Pavel Burton H., publicado el

Ángela Gelmi es docente de matemática, pero el rubro comerciante la sedujo, al punto que ahora administra tres botillerías en la comuna de Ñuñoa.

Muchos dicen que para ser un buen comerciante tienes que nacer con el ADN, llevarlo en la sangre o heredar las habilidades con los negocios de nuestros ancestros. Pero eso no siempre es así. Hay muchos chilenos que nunca tuvieron ese vínculo con el comercio y hoy lograron emprender con éxito.

Es el caso de Ángela Gelmi, profesora de Matemáticas y Estadística de la Universidad Metropolitana de la Educación, quien en 2008, luego de que su pareja se encontraba sin trabajo, aprovechó la instancia para comprar una botillería. "Surgió la oportunidad de adquirir una patente de alcohol que estaban vendiendo a un precio razonable y aceptamos comprarla, sin tener mayor conocimiento de negocios", señala.

Sus primeros años fueron lentos, funcionando como una simple botillería de barrio, pero con el tiempo fue creciendo en variedad de productos y competencia en comparación a las botillerías más cercanas del sector. Hoy, tras 13 años, cuenta con tres sucursales en la comuna de Ñuñoa que llevan como nombre "Too el Rato": una en Campos de Deportes 36, y las otras en av. Irarrázabal 1994 y 1826.

"Durante estos años obtuve una profesión acorde con las necesidades de la empresa. El año 2019 me titulé de Ingeniería Comercial. Estos nuevos conocimientos han fortalecido mi labor y me han ayudad bastante en el crecimiento de la empresa, contando ya con tres locales comerciales en funcionamiento", cuenta.

En esa misma línea, la dueña de "Too el Rato" reconoce que el rubro "al principio tiene más contras que pro. Podríamos nombrar algunos como el horario de trabajo, el compartir con la familia, disfrutar de las fiestas, etc. Pero con ayuda de la constancia y la perseverancia de muchos años, hemos podido crecer y con eso ordenar nuestros tiempos y delegar funciones".

En relación a su primera profesión como profesora, Ángela reconoce que extraña las aulas por el hecho "de educar a tanto joven que lo necesita", pero por otro lado afirma que "el desgaste que implica ejercer esa profesión no es valorada ni reconocida como se debe por la sociedad".

Crecer en pandemia

Botillería "Too el Rato" tiene la fortuna de estar venciendo la crisis que genera la pandemia en todo el mundo emprendedor y comercial. Y es que según Ángela, todo se debió al empuje del equipo que compone su pyme. "Fue un gran desafío, lo superamos gracias a la ayuda y colaboración de todos los trabajadores con los que contamos, reinventándonos día a día de acuerdo a las necesidades de los clientes".

En esa misma línea, la también ingeniera comercial menciona que "seguimos trabajando con delivery propios y no con delivery externos, ya que no estamos dispuestos a entregar nuestras utilidades a empresas encargadas para esto ni tampoco que nuestros clientes tengan que pagar de más".

Su local también cuenta con la página web www.tooelrato.cl donde se pueden hacer pedidos en toda la Región Metropolitana y ventas por mayor y unidad, El recinto también ofrece número de whatsapp y cuenta de Instagram que se puede encontrar dentro del mismo sitio.

Sin duda un gran ejemplo de que no se nace sabiendo. La que quiere puede y Ángela se esforzó para crecer. Estudio, se capacitó y hoy es una de las tantas mujeres profesionales que se dedican al rubro del comercio.

"Les aconsejo a empresarios y emprendedores confiar en las capacidades de las mujeres, ya que muchas de ellas tienen el potencial necesario para cumplir a cabalidad cualquier desafío administrativo, financiero y social que conlleva este negocio", finaliza.