Mi Pyme

Pyme se la jugó y sumó ampolletas LED al negocio de los videos

Autor: Juan Pablo Ernst, publicado el

Con la aparición del streaming bajaron las ventas de DVD y Blu Ray, y los dueños vieron en la iluminación un apoyo a su local.

Más de una vez se han reinventado en el local Petersen (Huérfanos 703, esquina con Mac Iver), que nació a comienzos de 1980 dedicado al rubro de la linea blanca, electrodómesticos y electrónica. A fines de esa década, con la llegada de las tarjetas y las grandes cadenas comerciales, era casi imposible competir de igual a igual. Fue un momento crítico que coincidió con la decisión de Carlos Petersen de ir a trabajar con su papá y con la aparición de un proveedor que les ofreció un catálogo de unas 30 películas en VHS.

“Eran tiempos antes del streaming, de las plataformas como Netflix y otras, y las películas tenían buena venta. Llegamos a vender películas nuevas en VHS a 18 mil pesos en esa época”, recuerda Carlos con nostalgia.

Fueron casi 20 años en la que cambiaron el VHS primero por el DVD y luego por el Blu Ray, tiempo durante el cual el menor de los Petersen aprovechó de desarrollar su gusto por el cine para aconsejar a los clientes. Y a las películas más taquilleras sumaron otras para públicos más específicos y series de culto.

Con la segunda década del nuevo siglo se masificó el streaming y las ventas poco a poco fueron disminuyendo, lo que motivó a Carlos para buscar nuevas alternativas a fin de apuntalar el negocio. Y así incorporaron artículos electrónicos, de audio, computación y video.

Se le prendió la ampolleta

Pero junto a lo anterior se produjo una nueva irrupción de un proveedor que les ofreció vender luces LED de una marca específica en su local. Lo curioso es que era el mismo proveedor que más de 20 años antes les había ofrecido las películas.

Carlos se embarcó en el tema tras asumir que el de las películas se había transformado en un negocio de nicho, con un público que incluye a cinéfilos que desean tener el filme de manera física y a personas de edad que no pueden meterse al computador para ver su cinta favorita.

“Hace unos 5 años llegamos a un acuerdo para vender sólo ampolletas de la marca que él representa. Y si bien tienen buena salida, todavía no reemplazan a las películas como la principal venta”, señala

“Cuando empecé a venderlas lo único que sabía de las ampolletas era que había que cambiarlas cuando se quemaban. Pero fui aprendiendo que hay de luz cálida y luz blanca, de diversos soquetes, que hay algunas de tipo vintage que además de iluminar se ven muy bonitas, etcétera. Por eso ahora hasta aconsejo al cliente qué tipo de ampolleta le conviene para cada habitación de su casa”, asegura.

Y entre las nuevas tendencias menciona las “ampolletas inteligentes”, que comienzan a funcionar cuando hay un corte de luz y que incluso, como son LED y no se calientan, se pueden llevar en la mano y usarlas como linterna”, cierra.