Tema Central

El paso a paso para trabajar en mi moto como delivery

Autor: Alexis Cares , publicado el

Enero arrancó con auspiciosas cifras para el mercado de la moto, sobre todo las de cilindradas urbanas y bajas, justamente las que más se acomodan para el reparto.

Las ventas de motos nuevas en Chile experimentaron el mejor enero de los últimos seis años, luego de que la Asociación Nacional de Importadores de Motocicletas (ANIM) informara de las 3.105 unidades en el primer mes de la temporada. Más revelador es el desglose de tal registro ya que el segmento más popular del mercado nacional fue nuevamente el urbano con 2.758 unidades (199 fueron de competición y 148 cuadriciclos todoterreno).

Y en ese gran universo de lo urbano se impone de la baja cilindrada, donde están los modelos favoritos de quienes han salido a buscar una moto con propósitos de trabajo.

Hablamos con el experto y conocido instructor Juan Pablo Silva, gerente de Mototravel.cl, quien anticipó el boom que vivirían este tipo de motos al comenzar el 2021. El guía turístico, quien también es experto instructor de motos y piloto profesional, recomienda que la primera moto de conductores sin gran experiencia o que están buscando un vehículo así con fines laborales, “ojalá sea con cambios, mecánica, de cilindrada baja para ir conociendo los pesos y sentirse más aliviando con la masa de la moto, pero con cambios. ¿Por qué? Porque un scooter automático de todos modos servirá para los propósitos de traslado, pero la moto mecánica te abre un camino a ejemplares más grandes y más seguros, que se ven más en el paisaje urbano, y ya que con que los automovilistas te vean mejor, es un punto a favor”, explica Juan Pablo Silva.

Los expertos coinciden a la hora de que la moto para el delivery debe hacer sentir seguro al primer usurario, es decir, de un peso no muy alto y ojalá con cilindradas que se muevan entre 125 y 250 cc.

Cajas mecánicas de cinco o seis marchas asoman como ideales, al igual que ruedas más grandes de 15 pulgadas hacia arriba, situación que no ocurre en los scooters automáticos, que tienen neumáticos de medidas muy pequeñas (10, 11 o 12 pulgadas) y esto les resta velocidad y mejor estabilidad al pasar por pavimentos fracturados o con desniveles.

La motocicleta de formato tradicional, con caja manual y ruedas grandes, poseen además una mecánica más sencilla, accesible y menos costosa de reparar en caso de desperfectos o fallas.

No obstante, los scooters también representan una buena alternativa siempre y cuando el peso de lo transportado no sea excesivo. Unas y otras, en todo caso, ofrecen más que convenientes consumos de combustible, el que se puede mover entre 25 y 45 km/litro.

Por lo mismo, es clave tener claro el uso que se le dará y las modificaciones para carga que le haremos. El reparto de artículos electrónicos o similares, por ejemplo hará subir el peso, por lo cual el “top case” y maleta anclada al final de la moto debe ser hecha por especialistas y que este mismo baúl tenga la robustez necesaria para aguantar volumen y peso.

Si bien los alimentos representan una carga no tan densa, los expertos recomiendan de todos modos realizar las modificaciones a la moto tomando todas las precauciones posibles.

Además, dentro de los cuidados hay que procurar que las luces estén siempre en perfecto estado. Igualmente, ejecutar una constante revisión del desgaste de los neumáticos, sobre todo entre quienes usen el vehículo para trabajar y que por tanto estará sometido a desgaste mecánicos mucho más altos y también eso incluye a los neumáticos.

Ventajas

Quienes optan por una moto para trabajar, deben tener en cuenta los riesgos que este tipo de transporte involucra, al tratarse de un vehículo más frágil y sin las protecciones que brinda, por ejemplo, la carrocería de un automóvil. El uso de un buen casco, chaqueta con protecciones para el hombro, codos, pecho, guantes adecuados y un calzado que proteja y afirme bien el tobillo, es imprescindible.

A la hora de los costos económicos, el usuario de una moto se encontrará con que frente a un auto, la máquina de dos ruedas le reportará un menor costo de operación (43% del costo del auto), menor consumo energético (33 Km/l en promedio) y mayores opciones de estacionamiento.